¿Quieres aprender un idioma nuevo en el 2020 y no sabes cómo? En eDafes te ayudamos a lograr tus propósitos para el nuevo año que comenzará en unos días.

Llegados los últimos días del año, nos planteamos nuevos propósitos para el nuevo año. Uno de los propósitos más comunes es el de dominar un idioma. Muchos de nuestros propósitos, por buenos que sean, al poco tiempo los olvidamos por diversas razones. Desde eDafes nos comprometemos a cumplir tus metas y que al final del 2020 estés orgulloso de haber tomado la decisión de aprender un idioma.

Para llegar a este momento, os damos unos consejos que seguro que os ayudan a cumplir vuestro propósito de aprender un idioma en el 2020:

 Planificar

Una de las principales pérdidas de motivación y de poco éxito con los propósitos suele estar en el mismo propósito. Por ejemplo, si dices que quieres empezar a aprender un idioma, sin saber como hacerlo. Es fundamental fijarse un objetivo claro, preciso y sobretodo realista. ¿Quieres enriquecer tu vocabulario, mejorar la comprensión o sólo leer?

Aprender un idioma significa desarrollar una gran cantidad de competencias al mismo tiempo. Además, se aconseja individuar cuales competencias quieres adquirir. Después debes darte un nivel que puedas medir como objetivo (por ejemplo, llegar al B1 en lectura) y una fecha de inicio. 

Para una planificación óptima, podrías:

  • Lanzar un «desafío de 30 días»
  • Escribir un plan con un objetivo realista, tus motivaciones para conseguirlo, las etapas del recorrido y los obstáculos previstos para estos 30 días.
  • Fijarte una fecha para empezar tu aprendizaje 

Empezar

Desde que empiezas a aprender un idioma la práctica llega a ser un hábito. Sabemos que un nuevo hábito necesita 30 días para instaurarse. Por esto, ¡es importante no desmotivarse durante este período! Por ello, es importante que durante este primer mes no nos carguemos con mucho trabajo para que podamos cumplir con nuestros propósitos de forma cómoda.

El aprendizaje debe ser divertido e interesante. Ayudarse con un tutor o ir a clase te ayudará para mantener la motivación. En resumen:

  • Empezar con breves sesiones regulares 
  • Aumentar la carga de trabajo hasta donde puedas, pero añadirla poco a poco.
  • No esforzarse hasta que acabemos hartosde tanto estudio.

Tómatelo con tranquilidad

Cuando se trata de propósitos de Año Nuevo, tenemos la tendencia de exagerar demasiado. Queremos conseguir todo lo que no hemos sido capaces de hacer a lo largo de toda nuestra vida en las 3 primeras semanas de enero.

Lo contrario es aún más peligroso: “empiezo mañana” o “la semana próxima” o directamente “el año que viene”. Y de repente llega el año que viene y, con la resaca de las fiestas, decides posponerlo otra vez. ¿Por qué no el primer lunes del año nuevo? ¡Deja de ponerte excusas!

¡La constancia es determinante para conseguir triunfar! Además de aprender algo nuevo cada día, dividir el aprendizaje en sesiones cortas le da a nuestro cerebro la oportunidad de procesar y retener la información mejor que si intentamos aprender en una maratón de 5 horas.

No olvides el por qué de tu propósito

Mantener la motivación es crucial para conseguir cumplir tu propósito. Así que, para mantener tu entusiasmo, no olvides por qué te decidiste por este propósito. Si todavía necesitas motivación extra, ¡nosotros podemos ayudarte!

  • Es bueno para tu cerebro. Tan bueno que, varios estudios han probado cómo puede prevenir la demencia senil y el alzhéimer.
  • Puede impulsar tu carrera profesional y ayudarte a encontrar el trabajo de tus sueños
  • Ayuda a mejorar tu experiencia viajera: puedes ahorrar dinero en los lugares en los que normalmente se aprovechan de los turistas y descubre lugares secretos que solo se encuentran conversando con la gente del lugar.

No te rindas cuando se ponga difícil

Vamos a aclarar una cosa antes que nada: aprender un idioma no es como jugar a un videojuego. A no ser que seas un genio de los idiomas, hablar otra lengua de manera fluida conlleva tiempo, esfuerzo y planificación. Si estás empezando de cero, te esperan unos cuantos retos a lo largo del camino.

Ponte retos realistas para evitar decepciones

La mejor manera de evitar desilusiones es no tener ningún tipo de expectativas. Si te has propuesto aprender un idioma, está claro que quieres conseguir algo, ¿no? Claro, seamos realistas. Esperar hablar con fluidez después de estudiar durante una semana es simplemente absurdo. Así que no te presiones para conseguir lo imposible (a no ser que quieras tirar la toalla).

Reserva tiempo para estudiar, pero sé realista

Creo que muchos conocemos el problema de hacer listas de cosas para hacer: puede que te recuerden qué tienes que hacer, pero no te dicen cuándo.

¡No desesperes! Como dijimos en el consejo n°1, la buena noticia es que solo tendrás que emplear 15 minutos al día para dedicarte al aprendizaje del nuevo idioma, pero realmente tendrás que estudiar 15 minutos cada día, ¡sin excepción! (y 15 minutos es menos de lo que dura un episodio de una serie)

Aprende lo que vas a usar… ¡y úsalo!

Si quieres empezar a hablar el idioma de inmediato, aprende a decir cosas que te serán útiles en la vida real. Empieza con palabras básicas y frases simples que se usan en las conversaciones a diario y luego aprende a hablar sobre cosas que te interesen (películas, comida, música, ¡cualquier cosa!)

 

 

Ahora que ya has empezado tu nuevo propósito con buen pie, nada te puede parar. ¡¿Qué esperas?! Entra en nuestra web y solicita nuestra clase de prueba gratuita.

¡No esperes hasta el 2020!