En Alemania no todo son salchichas, un ejemplo es esta receta alemana de espárragos y salmón muy fácil de hacer. Sí sí, querido lector, ¡tienes razón! Cuando piensas en la comida típica de Alemania  lo primero que se te viene a la cabeza es la salchicha y por supuesto siempre, pero siempre acompañándola con una cerveza rubia, negra o de cebada.

La salchicha debe ser el plato por excelencia que debes probar al minuto de tocar suelo alemán.

Terminemos con los clichés. Los alemanes no solo comen salchichas, milanesas/filetes empanados o pancitos con salami, pepino y queso, también tienen algunos platos más elaborados. Ni hablar de todas las tartas que podrías probar, en especial durante el invierno, pero de eso te contaré más adelante.

Si has salido al supermercado durante este confinamiento y te encuentras en Alemania, seguro que has visto que desde mitad de marzo ha comenzado la época de los espárragos blancos.

¿Aún no los has probado? No sabes lo que te has perdido durante todo este tiempo. Los espárragos blancos son riquísimos y hay un sin número de recetas posibles. Si no los has comido, aún tienes tiempo de hacerlo. Aquí tienes una de mis recetas preferidas:

Espárragos blancos con salmón ahumado y salsa holandesa de cilantro (2 personas)

Ingredientes:

• 8 espárragos blancos frescos
• 8 lonchas de salmón ahumado
• 15g de azúcar
• Agua
• Sal
• Cebollino (para decorar)

Para la salsa holandesa:

• 200g de mantequilla
• 2 yemas de huevo
• Zumo de 1/2 limón
• 1 cucharada de vino blanco
• Sal
• Pimienta
• 1 manojo de cilantro

Preparación de Receta alemana de espárragos y salmón:

Pela los espárragos y ponlos a cocer en una cazuela con abundante agua hirviendo, sal y azúcar. Tapa y cocina durante 8-10 minutos. Refréscalos en un bol con agua fría, escurre y deja templar.

Para la salsa holandesa:

Pon la mantequilla en un bol y fúndela en el microondas.

Retira la espuma que aparece en la superficie y deja que temple.

Pon a calentar agua en una cazuela.

Coloca encima un bol con el vino blanco y agrega las yemas de huevo. Bate bien con la varilla.

Una vez que estén bien montadas, vierte poco a poco la mantequilla fundida, con cuidado de no echar el suero que queda en el fondo y sin dejar de batir, hasta conseguir una crema fina.

Añade un poco de cilantro picado, sal, el zumo de limón y pimienta. Mezcla bien.

Envuelve los espárragos con las lonchas de salmón ahumado y colócalos en un plato. Salsea con la holandesa y decora con unos bastones de cebollino.