El 6 de diciembre en Alemania es un día especial para todos los niños porque es San Nicolás, y es la fecha que marca el inicio de la Navidad. ¿ Conoces esta fiesta? ¿Sabes qué se celebra y cómo lo festejan los alemanes? ¿Sabemos realmente su historia? eDafes te acerca, una vez más, a la fascinante cultura alemana.

San Nicolás fue un obispo católico del sigo IV (el actual Papá Noel). Fue elegido obispo de una manera muy curiosa, por casualidad. Al morir sus padres, se fue a vivir a un monasterio. Dice la tradición, que varios sacerdotes no se ponían de acuerdo en elegir al futuro obispo y decidieron asignar dicho título al primer sacerdote que entrase primero al templo. ¿Y quien entró en ese momento? Claro, San Nicolás.

Cuenta la historia que un vecino de San Nicolás, se encontraba en tal pobreza y se vio obligado a prostituir a sus tres hijos. Al enterarse San Nicolás, arrojó una bolsa con monedas de oro por la chimenea de aquel hombre. Así, con ese dinero, consiguió casar a sus tres hijas. De ahí viene, a que Papa Noel entre en nuestras casas por la chimenea. En la festividad del 6 de diciembre, los niños no reciben bolsas de oro, pero sí bolsas llenas de dulces.

Tras la reforma protestante en el siglo dieciséis, los alemanes dieron más importancia al Christkind (Niño Jesús) como donante de regalos el día de su fiesta, el 25 de diciembre. La tradición de Nicolás prevaleció y se incorporó a la Navidad. La mitra de obispo fue remplazada por el hoy famoso gorro rojo, su cruz pectoral desapareció por completo. Se mudó de Turquía al Polo Norte, de donde viene – excepto para los belgas y holandeses.

La mañana del día 6, nada más levantarse los niños acuden corriendo a ver que encuentran dentro de sus botas y zapatos. Ese mismo día (hoy), San Nicolás visitará las escuelas y guarderías para pasar un agradable rato con los niños. En algunos lugares de Alemania también se celebra en las oficinas, por los adultos, en las cuales el trabajador más joven debe disfrazarse de San Nicolás y repartir regalitos entre todos sus compañeros.

Acompañando a San Nicolás, encontramos una figura, que ya no es tan popular: KRAMPUS. Es el demonio que castiga a los niños que han sido malos, asustándoles con cadenas y campanas hasta conseguir que se arrepientan de su mal comportamiento. Y para aquellos que no lo hagan, los meterá en un saco y se los llevará al infierno.

 

Si quieres conoces más de la cultura alemana pero el idioma es un impedimento,  eDafes te lo pone fácil. Pide nuestra clase de prueba gratuita, y conoce nuestros cursos online de alemán.